Guerra cibernética contra Rusia: así es como Anonymous se venga de Putin

Anonymous

Guerra cibernética contra Rusia: así es como Anonymous se venga de Putin. Imagen: depositphotos.com

Además de la guerra convencional entre Rusia y Ucrania, se está viviendo una intensa guerra cibernética y, el colectivo de hacktivistas Anonymous, ha liderado numerosos ataques exitosos y ha inutilizado sitios web gubernamentales, corporativos y de noticias rusos.

El colectivo de hackers Anonymous no ha cesado de bombardear a Rusia con ciberataques desde que declaró la “ciberguerra” al presidente Vladimir Putin en represalia por la invasión de Ucrania.

De todos los ciberataques realizados desde que comenzó el conflicto de Ucrania, destaca un hackeo de Anonymous a cadenas de televisión rusas. El hackeo se plasmó en un breve vídeo que muestra la programación normal interrumpida con imágenes de bombas explotando en Ucrania y soldados hablando de los horrores del conflicto.

El vídeo comenzó a circular el 26 de febrero y fue compartido por cuentas de redes sociales de Anonymous con millones de seguidores. Rápidamente, millones de personas vieron el vídeo a nivel mundial.

La maniobra tiene todas las características de un ataque de Anonymous: dramático, impactante y fácil de compartir en línea. Sin embargo, como muchos de los otros ciberataques del grupo, también fue extremadamente difícil de verificar.

Paralelamente, Anonymous ha afirmado haber logrado filtrar correos electrónicos y archivos de la agencia gubernamental Roskomnadzor, responsable de la censura de los medios de comunicación rusos.

Desde entonces, Anonymous ha conseguido el apoyo de más de 600 000 seguidores en su cuenta de Twitter, que ahora cuenta con más de 8 millones de seguidores.

¿Quiénes son exactamente Anonymous?

El colectivo de hacktivistas Anonymous surgió en el año 2003 en el sitio web 4chan. El grupo no tiene liderazgo, su lema es “Somos legión”.

Cualquiera puede reclamar ser parte del grupo y hackear para cualquier causa que quiera, pero generalmente atacan a organizaciones acusadas de abuso de poder.

Su símbolo es una máscara de Guy Fawkes, que se hizo famosa por la novela gráfica de Alan Moore, “V de Vendetta”, en la que un revolucionario anarquista derroca a un gobierno fascista corrupto.

El grupo tiene muchas cuentas en las redes sociales, con 15,5 millones de seguidores solo en sus diferentes cuentas de Twitter.

Breve historia de la ciberguerra entre Rusia y Ucrania

Esta no sería la primera vez que Rusia desata ciberataques contra Ucrania. En el año 2013, atacaron sistemas de información públicos y privados y, luego, en 2015 y 2016, Rusia inutilizó la red eléctrica de Ucrania. Ese mismo año hackearon el Tesoro Público de Ucrania y, al año siguiente, atacaron la cadena de suministro. Finalmente, el último ataque antes del comienzo de la guerra se produjo en enero, cuando los sitios web del gobierno fueron hackeados.

Rusia también tiene un arma cibernética llamada “Uroburos”, que alude al infinito o a un ciberataque sin fin. Días antes de que Rusia atacara a Ucrania, el país fue blanco de “HermeticWiper”, un malware que impedía que los ordenadores se reiniciaran y que parecía dirigirse únicamente a dispositivos con teclados en ucraniano.

Anonymous y los ataques cibernéticos perpetrados exitosamente

Entre los ataques cibernéticos a Rusia que Anonymous ha perpetrado con contundencia están:

Hackeo de bases de datos rusas

92 de las 100 bases de datos rusas analizadas se vieron comprometidas y los nombres de los archivos fueron cambiados por “Gloria a Ucrania”, “Putin detén esta guerra”, “para la guerra”, “no a la guerra”, “hackeado por Ucrania” y otros mensajes proucranianos.

Una de las bases de datos comprometidas fue la de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), formada por 11 repúblicas y utilizada para coordinar la información sobre finanzas, comercio, legislación y seguridad entre los estados miembros. Cientos de archivos de la base de datos fueron renombrados como “putin_stop_this_war”. También se filtraron correos electrónicos y credenciales administrativas débiles.

Hackeo de sitios web estatales rusos

Los informes afirman que Anonymous también ha interrumpido los sitios web de Gazprom (un gigante petrolero), RT (un canal de noticias patrocinado por el Estado) y ha cerrado el Centro de Control de Roscosmos (la Agencia Espacial Rusa).

El grupo también ha publicado en su cuenta de Twitter que ha pirateado las transmisiones en directo de docenas de cámaras de videovigilancia dentro de Rusia.

La censura en Rusia deja poco espacio a la oposición y los rusos que viven fuera del país no han callado su descontento con la invasión de Ucrania. Los ciberataques a Rusia han sido una forma de crear perturbaciones importantes, independientemente de la ubicación. Además, las repercusiones no son legales ni físicas y son difíciles de defender porque es difícil identificar el origen de los ciberataques.

Otros grupos de hacktivistas que luchan por Ucrania

Además de Anonymous, existen otros grupos que se han unido como el equipo de hackers polaco llamado Squad 303 que lleva el nombre de un famoso escuadrón de caza polaco de la Segunda Guerra Mundial.

“Trabajamos juntos con Anonymous todo el tiempo y ahora me considero un miembro del movimiento Anonymous”, dice uno de los miembros del grupo que utiliza el nombre del piloto de la Segunda Guerra Mundial Jan Zumbach como apodo.

El Escuadrón 303 ha creado un sitio web que permite a los ciudadanos enviar mensajes de texto a números de teléfono rusos al azar contándoles la verdad sobre la guerra. Afirman haber facilitado más de 20 millones de mensajes SMS y WhatsApp.

Además, como represalia, en marzo de este 2022 el viceprimer ministro de Ucrania declaró la formación de un ejército informático ucraniano con el objetivo de “dificultar, limitar y obstaculizar la propaganda de la Federación Rusa, así como atacar la infraestructura digital de Rusia”. Esto ha dado lugar a una guerra híbrida en toda regla. Desde ese momento, el colectivo internacional de hackers “Anonymous” acudió en apoyo del gobierno ucraniano contra la invasión tiránica y comenzó un ciberataque sin cuartel contra las infraestructuras críticas de Rusia.

No es de extrañar que el sitio web de la bolsa de Moscú estuviera fuera de servicio, que el sitio web del Sberbank fuera derribado e incluso que los sistemas del grupo de hackers Conti, que simpatizan con Rusia, fueran hackeados. Como contraataque, en marzo de 2022, el sitio web de Asuntos Exteriores de Ucrania fue hackeado y en él aparecía un mensaje aterrador que decía “Los ucranianos tengan miedo y esperen algo peor”. Después de estos hechos, el FBI declaró a cuatro hackers rusos como buscados con una recompensa de 10 millones de dólares cada uno por atacar planes nucleares y eléctricos en 135 países e intentar causar daños físicos con armas cibernéticas.

Último ataque de Anonymous a Rusia

Anonymous anunció que su último ataque ha “filtrado” los datos personales de unos 120 soldados rusos que están involucrados en la invasión en Ucrania. Según el diario The Sun, estos datos incluyen las fechas de nacimiento, los nombres, las direcciones de los domicilios y los números de los pasaportes.

El colectivo dijo: “Todos los soldados que participan en la invasión de Ucrania deberían ser sometidos a un tribunal de crímenes de guerra”.

Esto se produce después de que el presidente Volodymyr Zelensky calificara de “genocidio” el ataque de Rusia contra Ucrania y sus civiles.

Objetivo: vencer a los rusos en la guerra de la información

En un momento en el que los combates se están cobrando muchas víctimas en Ucrania y estos esfuerzos en el ciberespacio pueden parecer insuficientes. Un ciberataque al sitio web de la Duma para insertar un mensaje proucraniano en la página de inicio nunca tendrá el mismo efecto que una bomba lanzada sobre una zona residencial de Kiev o Mariupol.

Ciertamente, estas operaciones no cambiarán la faz del conflicto, pero tendrán un impacto innegable. Todavía es demasiado pronto para evaluar el papel de estos hacktivistas en el conflicto y, sobre todo, no son más que una pieza del rompecabezas de todos los esfuerzos -incluidas las sanciones económicas- puestos en marcha para contrarrestar a Rusia.

Pero, dada la desinformación y la propaganda rusa, el mayor impacto que puede tener Anonymous en su contribución a cesar la guerra en Ucrania es el de vencer a los rusos en la guerra de la información.

También está el impacto simbólico de los ciberataques que demuestran que el ciberejército ruso, a menudo presentado como uno de los más experimentados del mundo, no es imbatible, al contrario, es bastante débil.

Operaciones como el hackeo de canales de televisión rusos  permiten vencer a los rusos en la guerra de la información, que se supone que es uno de sus puntos fuertes.

La guerra en Ucrania podría ser un momento crucial para el hacktivismo. Puede pasar a la historia como el conflicto que permitió que esta forma de activismo se diera a conocer en todo el mundo como un medio de lucha eficaz.

TE RECOMENDAMOS: