Articles

¿Qué es el número BIN en una tarjeta de crédito?

BIN

¿Qué es el número BIN en una tarjeta de crédito? Fuente de imagen: pixabay.com

Desde sus duros comienzos en el siglo XX hemos visto cómo han evolucionado las tarjetas de crédito a lo que son hoy en día, sin embargo, al principio no existía tanta variedad, ni tampoco eran del todo accesibles para el público general. Hay que recalcar que la primera tarjeta de crédito en toda regla nace en 1949 y fue creada por Frank McNamara, después de pedirle a su mujer que le llevara dinero para pagar la cena en un restaurante.

McNamara, decidido a no querer repetir la escena, crea la tarjeta de crédito Diner’s Club, que logró llegar a 20 000 personas y ser aceptada en una gran cantidad de establecimientos a lo largo de Estados Unidos. Con el paso de los años y con las ventajas que ofrecían, lograron su auge en 1958, donde se consagran y comienzan a estar presentes en muchos más lugares del país norteamericano, así como también en Europa.

Más adentrado en el siglo XX, pasando ya la mitad, se crea Master Charge, una unión de varios bancos norteamericanos, que fue los cimientos para lo que hoy conocemos como MasterCard. Así mismo, se crea American Express en 1958, y ya para finales de los años 70 se une al club VISA, siendo su antecesor AmeriCard del Bank of America.

Las tarjetas de crédito han evolucionado con el paso del tiempo, y debemos agradecer que muchas entidades bancarias hayan creado y expandido esta forma de pago tan conveniente y tan aceptada a nivel mundial. Debemos recordar también todos los beneficios que trae consigo, como los bajos costos de comisiones y mantenimientos en la mayoría de los casos.

¿Qué es el número BIN en una tarjeta de crédito?

Aunque actualmente existan opciones que pasan del plástico o la tarjeta en físico como tal, siguen utilizando una combinación de entre 13 y 18 números, en donde la mayoría tiene 16 números, para identificar al cliente, al banco y sirven como una llave para poder acceder a las distintas cuentas a las que se están asociadas en la gran mayoría de casos.

Dentro de estos 13 a 18 dígitos, que parecen ser aleatorios, hay mucha información que muchos ignoran. Es verdad que estos números son generados por el algoritmo de Luhn, que da exactamente un número específico para cada cliente que solicita una tarjeta de crédito. Si se conectan todos los números de la tarjeta el resultado debe ser el número de verificación, el cual, si no cumple con las características claves de este algoritmo, no puede considerarse válido. En otras palabras, la secuencia numérica que luce la tarjeta de crédito es todo menos al azar.

Antes que nada, hay que saber que los primeros 6 números en la tarjeta funcionan como un identificador, tanto del ente emisor, del tipo de tarjeta, como del país al que pertenece. Este número se denomina BIN, por sus siglas en inglés Bank Identification Number, o Número de Identificación del Banco.

En este número BIN, el primer número hace referencia al emisor como tal, es decir, que según el comienzo de nuestra tarjeta de crédito vamos a poder identificar quien es la entidad que emite la tarjeta. Aunque las más comunes sean de instituciones como MasterCard, VISA y American Express, y que cada una de estas tenga un número asignado, como 5, 4 y 6 respectivamente, hay otros entes que también pueden emitir tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito que comienzan por 1 o 2 pertenecen a compañías aéreas o aerolíneas. Las iniciadas en 3 forman parte de la industria de viajes y entretenimiento, las que empiezan por 4 y 5, como ya hemos dicho, son parte de una institución financiera. Las que tienen un 6 delante pueden provenir de un banco o un minorista, las que se inician por 7 están asociadas a la industria petrolera, las de 8 son parte de proveedores de telecomunicaciones y las de 9 y 0 se anexan a otros emisores, incluyendo gobiernos.

Sabiendo esto, hay que saber reconocer que algunas compañías como MasterCard usan raíces, que al final de cuento son los dos primeros números para poder diferenciar sus servicios; esto son 51 y 55, dependiendo de esos números se puede saber que tipo de tarjeta será, ya que también se depende de los próximos números. En las tarjetas American Express, la raíz usada es 34 o 37; así mismo, las tarjetas Discover usan raíces con cuatro, tres o dos números como son 6011, 644 y 65.

Ahora, ¿para qué sirven los números restantes del BIN? Estos cumplen la función de identificar la institución específica que emitió la tarjeta de crédito. Hay que recordar que plataformas como MasterCard y VISA son entidades interbancarias que sirven de puente, por así decirlo, para las comunicaciones entre todos los bancos y prestan su red de comunicación para facilitar las operaciones.

Entre los cinco números restantes del BIN también existen identificadores del tipo de tarjeta de crédito, que puede ser convencional, de oro, platino, titanio, exclusivas, de regalo y de otros tipos que abarcan muchos más beneficios según en qué escalón nos encontramos con nuestra tarjeta de crédito.

El BIN es bastante útil, ya que al ser seis números existen más de un millón de combinaciones posibles para expresarse. Aunque suene poco para la cantidad de personas que poseen una tarjeta de crédito, lo cierto es que el tiempo de expiración suele ayudar en estos casos.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que este BIN suele ser utilizado para operaciones de carding o robo de identidad. Otras personas suelen utilizar este número BIN para generar otras tarjetas de crédito o usar el identificador para dar con una tarjeta de crédito funcional y poder realizar pagos y compras a nuestro nombre.

Se debe tener cuidado con estos datos, por lo que siempre se recomienda no compartir este tipo de información sensible con nadie, no tener fotos de las tarjetas de crédito en los smartphones, evitar dar demasiada información a otros que no sean su entidad bancaria, la cual nunca le pedirá su número completo de tarjeta de crédito, sino solo las últimas 4 cifras. Es importante llevar siempre el control de tus transacciones y revisar tu estado de cuenta con frecuencia.

Los fraudes con tarjetas de créditos se han visto en alza en los últimos tiempos, por eso hay que resguardar muy bien la información y evitar utilizar las tarjetas en sitios sospechosos o poco confiables. Siempre se debe comprobar al menos dos veces antes de usar las tarjetas de crédito online para evitar ser víctimas del fraude.

TE RECOMENDAMOS:

Pay Space

6828 Posts 0 Comments

Our editorial team delivers daily news and insights on the global payment industry, covering fintech innovations, worldwide payment methods, and modern payment options.