Español

¿Por qué Rusia invadió Ucrania?

Imagen: war.ukraine.ua

La invasión rusa a Ucrania no solo ha desestabilizado la región, sino que también ha afectado a la economía mundial incrementando la inflación, los precios del petróleo y los del gas. Además, existe la preocupación a nivel global de que la invasión rusa pueda provocar un choque de potencias nucleares. El intento de Vladimir Putin de redibujar el mapa de Europa corre el riesgo de convertirse en el conflicto más devastador del continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Hasta ahora, la invasión de Rusia en Ucrania ha provocado una crisis humanitaria asombrosa: miles de civiles han muerto y alrededor de 3,6 millones de personas han huido de la violencia hasta ahora según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, lo que la convierte en la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero, ¿cuáles son las causas de la invasión?

Breve resumen de una larga historia en común

A finales del siglo XVIII, gran parte del territorio ucraniano pasó a formar parte del imperio ruso bajo el mandato de Catalina la Grande. Ucrania luchó por su independencia a principios del siglo XX, pero perdió y pasó a formar parte de la Unión Soviética.

Sin embargo, como explica la historiadora Anne Appelbaum, “Ucrania fue una entidad separada desde el principio. Siempre tuvo su propia lengua y siempre tuvo su propio estatus dentro de la Unión Soviética”.

Bajo el control de Stalin, en la década de 1930, se confiscaron las tierras de cultivo y el trigo de los ucranianos y, en 1932, se produjo la hambruna o genocidio denominado Holodomor (en ucraniano, “matar de hambre”), en el que unos 4 millones de personas que murieron de inanición.

En 1991, Ucrania declaró su independencia tras el colapso de la Unión Soviética. En ese momento, una parte sustancial del arsenal nuclear soviético se encontraba dentro de las fronteras de Ucrania, país que aceptó transferir esas armas a Rusia.

Tras el colapso de la Unión Soviética, la OTAN se expandió hacia el este y acabó anexando a la mayoría de las naciones europeas que habían pertenecido a la esfera comunista. Las repúblicas bálticas de Lituania, Letonia y Estonia, que antes formaban parte de la Unión Soviética, se unieron a la OTAN, al igual que países como Polonia y Rumanía.

En el año 2008, Rusia declaró que planeaba –a medio o largo plazo- recuperar a Ucrania, aunque eso se veía todavía como una perspectiva lejana.

Vladimir Putin cree que la desintegración de la Unión Soviética ha sido una de las mayores catástrofes del siglo XX para Rusia, ya que le arrebató a este país el espacio que le atañía entre las grandes y más poderosas potencias globales. Después de 22 años en el poder, Putin ha ido reconstruyendo el ejército ruso y reafirmando su peso geopolítico.

Mientras tanto, Ucrania, con un gobierno elegido democráticamente, fue acercándose a Europa Occidental, pero los lazos culturales con Rusia, especialmente en la parte oriental del país de habla rusa, siguen siendo profundos.

Rusia invadió Ucrania en el año 2014

Las fuerzas rusas invadieron por última vez el este de Ucrania en el año 2014. Al igual que esta vez, Putin afirmó que el asalto era simplemente una defensa de los rusos étnicos que viven en la región oriental del Donbás​​, muchos de los cuales nunca han apoyado al relativamente nuevo gobierno pro occidental del país.

Pero Putin utilizó la invasión para reclamar parte de Ucrania para Rusia, anexionándose unilateralmente la península de Crimea. La anexión no está reconocida por la comunidad internacional, pero Rusia controla indiscutiblemente el territorio desde 2014.

Paralelamente, desde el 2014, se desató una guerra de poderes en la región del Donbás​​ entre las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia y el gobierno ucraniano.

Un acuerdo de paz de 2015 -el acuerdo de Minsk II- fue mediado por Francia y Alemania para ayudar a poner fin a las batallas a gran escala. El acuerdo de 13 puntos obligaba a Ucrania a ofrecer autonomía a las regiones separatistas y amnistía a los rebeldes, mientras que Ucrania recuperaría el dominio absoluto de su frontera con la Federación Rusa en los territorios en poder de los rebeldes. No obstante, el acuerdo es laberíntico y dificultoso dado que Moscú persiste en que no ha sido parte en el conflicto y que, por consiguiente, no está obligado a cumplir sus términos.

¿Qué quiere Putin y por qué ha invadido Ucrania?

El líder ruso Vladimir Putin habla a menudo de los lazos étnicos entre Rusia y Ucrania y advierte que no permitirá la expansión de la OTAN hacia el este, hacia sus fronteras. Además, muchos analistas militares como el General retirado H.R McMaster, Ex Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, afirma que tras la invasión de Putin existe la pretensión de “restaurar la grandeza nacional de Rusia” anexando de nuevo las exrepúblicas soviéticas empezando por Ucrania.

“Lo que motiva a Putin”, de acuerdo con el ex embajador de Estados Unidos en la OTAN, Ivo Daalder “es una preocupación por la independencia de Ucrania, preocupación de que una democracia funcional, exitosa y próspera en Ucrania represente una amenaza directa a su gobierno porque dará a la gente en Rusia la idea de que ellos también podrían disfrutar de lo que disfruta Ucrania, y levantarse contra su gobierno autocrático”.

Por lo tanto, Putin tiene el objetivo de derrocar al actual gobierno de Ucrania para sustituirlo por un nuevo régimen prorruso. El propio Putin ha llamado al ejército ucraniano a “tomar el poder en sus manos y derrocar” al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, una señal de que Putin sigue centrado en el cambio de régimen.

Cómo ha respondido la Comunidad Internacional a la invasión rusa

Estados Unidos y sus aliados han condenado la invasión rusa de Ucrania y, desde entonces, han anunciado sanciones cada vez más duras destinadas a aislar completamente a Rusia de la comunidad internacional e infligirle costes económicos reales. El 25 de febrero, la UE y Estados Unidos impusieron sanciones al propio Putin.

El 26 de febrero, EE. UU. y los aliados europeos anunciaron un acuerdo para excluir a algunos de los bancos rusos del SWIFT, sistema de mensajería global que permite la mayoría de las transacciones internacionales, lo que dificulta enormemente que Rusia realice transacciones más allá de sus fronteras. (Japón también se adhirió a las acciones de SWIFT).

También hay que destacar la ayuda militar que se ha venido proporcionando a Ucrania por parte de Estados Unidos y los países aliados, ayuda que incluye capacidades antitanques y de defensa aérea.

Los principales dirigentes de los más importantes países de Occidente, actuando de forma conjunta y realmente unidos en la condena, han transformado a Rusia en un Estado paria en el escenario mundial y las sanciones de estas potencias prometen abatir la economía rusa y, por lo tanto, en última instancia, puede suponer una presión eficaz y sólida sobre Putin en su país, a pesar de los mejores esfuerzos del líder ruso por silenciar a los medios de comunicación críticos y a los incipientes movimientos de protesta.

TE RECOMENDAMOS:

Pay Space

6828 Posts 0 Comments

Our editorial team delivers daily news and insights on the global payment industry, covering fintech innovations, worldwide payment methods, and modern payment options.