Articles

Los 5 desafíos de hacer negocios en Venezuela

Hoy varios países de Latinoamérica entran en la lista de los peores países para hacer negocios, y Venezuela ocupa uno de los primeros lugares

Venezuela negocios

Los 5 desafíos de hacer negocios en Venezuela. Fuente de imagen: pixabay.com

La crisis económica de un país, sin duda es referencia para dar un ejemplo práctico de lo difícil que puede resultar emprender un nuevo negocio.

Según el ranking del Banco Mundial elaborado por Doing Bussiness, Venezuela está incluso por debajo de países como Somalia. Hoy el país se encuentra dentro de un panorama económico y político complejo, que agudiza ciertos retos para quien desea emprender.

Lo que en otros países parece ser un proceso simple y sencillo, para este país resulta toda una aventura, por lo que te invitamos a leer los 5 desafíos de hacer negocios en Venezuela.

1. Hiperinflación

Hoy Venezuela vive una de las peores crisis económicas de su historia. El constante cambio de precios incide directamente en las inversiones de los empresarios y en la capacidad adquisitiva del ciudadano.

Actualmente uno de los desafíos de hacer negocios en Venezuela es surfear la ola de inflación que no parece estabilizarse. Todos los días hay que tomar en cuenta variaciones, que por más insignificantes que sean, si no son contabilizadas significan una pérdida notable en la capacidad de inversión del empresario.

El control cambiario en Venezuela, funciona bajo un sistema en el que la moneda actual es escasa en el país. El billete, como tal, venezolano, no es el que circula regularmente, por lo que los negocios se estructuran en dólares, mientras los ingresos son en bolívares. Esto provoca que sea todo un desafío, calcular gastos, costos y utilidad para el empresario.

2. Escasez de combustible

Desde el año 2014, Venezuela ha sido protagonista en las fallas del suministro de gasolina, a pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo.

El país ha tenido dificultades para procesar su propio crudo, por falta de mantenimiento de las refinerías, especulación, contrabando y una disminución significativa del proceso de producción.

A esto, se le ha sumado las sanciones impuestas por Estados Unidos, como una medida ofensiva para de alguna manera asfixiar la gestión del Gobierno en el país y obligarlo a ceder el poder. Mientras tanto, el presidente Nicolás Maduro, contempla la posibilidad de privatizar estaciones de servicio para enfrentar los serios problemas.

Mientras se debate el tema del combustible y se analizan las razones y posibles soluciones, el emprendimiento y las empresas se detienen por completo porque no cuentan con un servicio de combustible estable. Sin combustible, no hay manera de que los vehículos puedan movilizarse para hacer las actividades cotidianas.

La falta de combustible se convierte en un desafío para hacer negocios en Venezuela, porque afecta todo el proceso de comercialización, desde la compra del inventario, la distribución a los puntos de venta, e incluso impide a los empleados de las empresas poder llegar a sus sitios de trabajo.

La ausencia laboral por falta de combustible, es también un reto para el empresario, quien no cuenta la mayoría de las veces, con el 100 por ciento de su plantilla.

3. Racionamientos eléctricos

Aunque las fallas eléctricas en Venezuela se remontan al año 2010, no fue hasta marzo del año 2019 que la situación estalló, cuando se dio el apagón más largo de la historia del país.

A raíz de eso, el gobierno venezolano ha implementado planes de racionamientos eléctricos de hasta 6 o 12 horas al día en varios sectores del país, para controlar el consumo del voltaje.

Esto ha influido significativamente al momento de hacer negocios en Venezuela, puesto que las jornadas de trabajo se redujeron de manera abrupta provocando que las ventas disminuyeran considerablemente, afectando a miles de empresarios que incluso debieron abandonar sus negocios, por descapitalización y quiebra.

Hoy, hacer un negocio en Venezuela, implica también tener en cuenta el factor eléctrico para poder administrar el rendimiento y la productividad en los horarios de racionamiento e incluso reformar las horas laborales que estipula la ley, puesto que el patrono tiene la obligación de pagar sueldos a sus empleados, aun cuando el racionamiento no haya permitido operar.

Es importante mencionar, que no todos los racionamientos eléctricos son programados, la mayoría son aplicados de manera repentina, por lo que en ocasiones, no es posible coordinar una jornada de trabajo estable, ni garantizar una atención al cliente en el tiempo que lo requiere.

4. La masiva migración de talento profesional

La ola de migraciones de venezolanos está en todos los titulares de noticias. Durante los últimos años miles de personas han salido del país por diferentes razones. La OEA según su último informe de situación, estima que el número de migraciones supere los 7 millones para finales del 2021.

Sin duda, el éxodo venezolano implica también la salida del país de millones de jóvenes profesionales en distintas áreas, lo que ha dificultado para los departamentos de reclutamiento de personal, encontrar nuevos ingresos para empleados en sus negocios.

Tanto grandes, como pequeños empresarios se han encontrado con otro de los desafíos de hacer negocios en Venezuela; el contar con personas académicamente preparadas para asumir ciertos cargos o puestos de trabajo con algún conocimiento en específico, sobre todo en el área de la tecnología, ciencia e ingeniería.

5. El alto costo de constitución de empresas y la burocracia

Como en cualquier país, Venezuela también se rige por leyes constitucionales que contemplan las normas y regulaciones para la formalización de empresas, según sea su actividad económica.

Sin embargo, los costos de los registros y la constitución de compañías tienen un costo altísimo para los emprendedores. Por cada documento, permiso o autorización, se requiere pagar montos exorbitantes que sin duda influyen en el crecimiento económico comercial.

La Cámara de Comercio de las diferentes ciudades en Venezuela, denuncian constantemente la aplicación de tasas y porcentajes muy altos, argumentando que frena totalmente el emprendimiento en el país y los procesos de constitución de las compañías.

Por su parte,  el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice-Libertad) insiste en que registrar una compañía en el país resulta más costoso que en Colombia, Chile y Ecuador, representando uno de los mayores desafíos de hacer negocios en Venezuela.

En cuanto a la tramitación de permisos y autorizaciones, no solo influyen los altos costos, sino también el proceso burocrático que en ocasiones implica conseguirlos.

En Venezuela estos trámites se tardan mucho tiempo y requieren de muchos documentos que retrasan el proceso. Esto, aunado a las condiciones burocráticas a los que muchos empresarios deben recurrir para poder obtener la documentación en tiempo récord.

En la mayoría de los casos, se debe hacer el mismo trámite en distintas instancias, ya que en el país no existe un proceso automatizado en el que todas las instituciones estén alineadas o entrelazadas entre sí, en cuanto a datos e información jurídica de las empresas.

TE RECOMENDAMOS:

Pay Space

6635 Posts 0 Comments

Our editorial team delivers daily news and insights on the global payment industry, covering fintech innovations, worldwide payment methods, and modern payment options.